Thursday, June 14, 2007

Marcelo: un Evento o un Proyecto

Pocos días después de que J. Hales nos hablara de la carta del Loco al preguntarle al Tarot por los candidatos presidenciales, aparece la decisión de Marcelo Trivelli de entrar al ruedo de los candidatos a la Presidencia: ¿curioso o no?
El Loco representa básicamente el espíritu libertario, la simpatía por nuevas experiencias, el deseo de aprender nuevas cosas, la decisión de salir al mundo crecer espiritualmente y enfrentar los desafíos personales, él viaja permanentemente no en avión sino que enfrentando experiencias novedosas, no está para hacer dinero ni fama con sus pasiones, no teme las dificultades sino que las asume dentro de un proceso de crecimiento personal que lo podrá convertir en una persona sabia y generosa. Sus principales riesgos estan en creérsela demasiado, ceder a las tentaciones y en lugar de orientarse siempre por el camino de la virtud, perderse en los innumerables senderos que nos ofrece una modernidad que nos aleja del ser más, terminando en el hedonismo y la vanalidad. Si quiere llegar al final del viaje, escogido el difícil camino de amar la vida no debe detenerse ni ante peligros, dificultades ni temores.
Marcelo ha decidido iniciar el camino y ya enfrenta esas tentaciones y dificultades, sólo depende de él no desviarse de la senda, sumar voluntades, diferenciarse por la virtud, estar atento a las encrucijadas que el Mago le mostrará y cuya principal diversión es desviar a los caminantes haciendolos perder el rumbo y el tiempo.
Yo no sé si estoy con Marcelo, también tendrá que convencerme, pero su acto tiene un valor inicial de desafío personal y disposición comunitaria que resulta atractivo en un país en el cual la aspiración presidencial se sujeta a moldes tan predecibles como: ser siempre políticamente correctos, hablar para las encuestas, darle a la realidad un carácter de inmutable, y llegar ojalá sin quebrar ningún huevo. Si las coaliciones mayoritarias se han alejado de la gente es porque en el imaginario popular sólo representan más de lo mismo: eso es lo contrario del Loco.
La gente quiere farándula, pero también sabe que la vida es seria y le gusta que le hablen en serio, reclama y exige afecto pero él debe ir unido a orientaciones claras, orden y un poquito de garrote cuando se necesite, tal como es la vida exige que quien está más arriba tenga una sutileza para interpretarlo y una disposición a escucharlo y hacerlo parte de las decisiones.
En vez de chaquetearlo o ridiculizarlo, démosle la oportunidad de que nos muestre cual es su valor, que sociedad nos ofrece y que podríamos contruir en conjunto. Al final la decisión siempre será personal.

6 comments:

Jaime Hales said...

Estás hecho un gran intérprete del Tarot. Y en lo político, estamos de acuerdo.
Jaime Hales

Anonymous said...

Hola Antonio:

Gracias por tu comentario en el BLOG, concuerdo con contigo y espero contar con los amigos para "no desviarnos de la senda correcta" a la que haces alusión. Esa senda la construimos entre todos.

un abrazo, Marcelo

Anonymous said...

Estimado amigo:
Bastante seguido, pero en estos días más, me han sucedido notables coincidencias. Me envías ese correo y estuve tomando un café después de almuerzo con un buen amigo y le pregunté por qué creía que el único que tenía más posibilidades dentro de un escenario que se ve malo, era Trivelli. Me permito por lo mismo responderte con copia a él. No sé si lo ubicas pero se llama Héctor Escobar y tiene el blog identidad progresista.
Un abrazo,
Juan Carlos Palma

Anonymous said...

Estoy de acuerdo con tu último párrafo, en el sentido que hay que dejarlo trabajar y darle la oportunidad. No porque no nos guste, lo consideremos una locura o no sea políticamente correcto hay que denostarlo. Salud,

GM

Marcelo Ramírez said...

Estoy nuevamente "on line" con tus comentarios Toño. Efectivamente hay que darle la oportunidad a Trivelli de que nos convenza y que ratifique lo bueno que hizo desde la Intendencia de Santiago. Por lo demás, no hay ninguna duda de que hacen falta provocadores con mucha audacia en la política concertacionista, ya que está claro que el gatopardismo eternizante nos va a terminar aburriendo a nosotros mismos.

Un abrazo,

Marcelo R.

Anonymous said...

Toño, tambien leí el articulo de Jaime Hales y espero de todo corazón que efectivamnete surga el LOCO para que nos reencante con un nuevo proyecto con mayor energia, credibilidad y transparencia. Necesitamos mucho aire fresco ideas nuevas y compromisos reales con respeto a las personas.
Marcelo es quien debe convocar y convencer en torno a un proyecto CREIBLE al cual nos sumaremos quizas mas gente de lo que uno cree.
un abrazo
María Eugenia