Friday, April 21, 2006

Padre, sí Yo Creo

El tema del año como lo llama Edmundo, al precio del cobre más alto de la historia y su correspondiente dólar por los suelos, y las respuestas hasta ahora de nuestras autoridades económicas nos hacen entender, por fin, como funciona una economía neoliberal y de paso nos obligan a mejorar la Oración Máxima de los católicos, claro, desde ahora:

Creo en la Santa Iglesia Católica
En la Comunión de los Santos
En el Perdón de los Pecados
En la Resurrección de los Muertos y la Vida Eterna
En el Espíritu Santo
y agreguemos
Y en la Inmodificable Regla del Superavit Estructural del 1%

Ahora entiendo más y mejor, eso me permite crecer y encontrar mas paz,
entiendo que la economía crezca sólo alrededor del 5%,
entiendo que el desempleo pueda subir, a pesar de ser Chile más rico,
entiendo que no podamos disminuir más rápido el número de pobres,
entiendo que haya que mantener el IVA en el 19%
entiendo que la educación siga siendo mediocre para los que no pueden pagar,
Entiendo tantas cosas, que es casi una Revelación la que he tenido.
Recurramos al viejo ejemplo de que la Economía es igual al presupuesto de las familias: si Ud. vive en La Pintana -por decir algo- y se gana un premio mayor, lo sano económicamente hablando, es que ponga una parte del premio en sus fondos previsionales y el resto con la ayuda de especialistas lo deposite en papeles nacionales o internacionales, por favor, no se le vaya a ocurrir comprar una casa modesta pero en un mejor barrio, no cambie a sus hijos a un mejor colegio, no adquiera bienes que necesita y no tiene, siga viviendo con los ingresos que hasta aquí ha tenido, guarde la plata para cuando se quede cesante, porque se va a quedar cesante en algún momento. El afortunado podría preguntar: ¿ y para que me sirve el premio? nuestra respuesta de lógica implacable e impecable, será: -mi amigo, el premio le permite seguir gozando de su actual ingreso hasta que se muera!. Ud. ya no es pobre, aunque siga viviendo como tal ahora está preparado para mantener su nivel de pobreza en el largo plazo.
Evitemos malos entendidos, no se sabe cuanto durará este precio, por lo tanto destinarlo a gasto corriente puede ser pan para hoy y hambre para mañana, usar todo el excedente que queda entre el .99 del presupuesto y los cerca de 3 actuales, puede ser una farra, ni lo uno ni otro.Pero aprovechar de usar una parte de esos recursos en capital humano, como le dicen, educación, vivienda, infraestructura, salud, p.ej. hacer planes adicionales para usar todo el excedente sobre los dos dólares de promedio, no parece nada exótico.
Entre paréntesis, quién le va a pedir cuentas a las FFAA sobre cómo van a usar los ingresos extraordinarios que están recibiendo, hasta aquí estan pasando coladas. Si alguien se atreve le puedo asegurar que no hay peligro de Golpe.
La disciplinada Ministra de Minería, nos habló de la fábula de la Hormiga y la Cigarra y de que había que invertir en exploración, poca ayuda para mi gusto.
Propongo un concurso público con ideas para aprovechar esta situación extraordinaria, que ayude a nuestras autoridades a tener más alternativas que la de mejorar la transparencia de las inversiones financieras y aumentar el fondo de las pensiones mínimas. ¿ a alguien se le ocurre algo que no dañe los equilibrios macroeconómicos, al menos no más que mantener el dólar en el suelo?
Ayer soñé que el precio del cobre empezaba a subir llegaba como a tres dólares y tanto, entonces se anunciaba que iba a hablar la Presidenta y cuando estaba comenzando la Canción Nacional.... desperté.
Amen, que significa que así sea.

2 comments:

Anonymous said...

Antonio:
Tu cuento es la segunda parte de mi Gigante Egoista. Estamos ante un Estado que se le perdió la brujula hace rato.
Para tener un protector asi, prefiero el Cruel mercado.

Luis Carvallo

Marcelo J. Ramírez V. said...

Estimado Toño: comparto todas tus preocupaciones y también el tono de tu prédica.

Amén