Friday, September 08, 2006

El día después de la píldora.

No alcanzo a comprender las razones por las cuales los diferentes actores han sido tan incompletos al plantear sus posiciones frente a la pildora del día después. El tema no es sencillo y son legítimas las opciones a tomar.
Sin embargo creo que hay tres elementos sobre los cuales se podría haber establecido un acuerdo bastante amplio y que habría evitado buena parte del fuego cruzado que hemos presenciado.Podríamos llamarla verdadero reconocimiento de la diversidad.
El primero un diagnóstico de realidad, que guste o no, nos señala que estamos frente a un hecho indeseado, son cerca de 40.000 los embarazos adolescentes cada año y un porcentaje muy mayoritario de ellos se produce en los sectores de mayor pobreza, las consecuencias de esto son dramáticas en términos de reproducir indefinidamente esas condiciones de marginalidad. Ante este hecho resulta indispensable aplicar una política de salud pública orientada a salir al paso del problema.
El segundo es que el fortalecimiento de la familia tradicional y moderna es un valor reconocido por la sociedad y que el estado o el gobierno de turno debe atender adecuadamente.
El tercero es que habiendo posiciones valóricas en conflicto, la voluntariedad de ciertas acciones debe quedar expresamente manifestada y ser debidadmente relevada desde el momento que la autoridad pone en práctica una determinada medida.
Para expresarlo visualmente la implementación de una medida como la tomada debe contemplar el equilibrio casi perfecto de estos tres elementos, ninguno puede puede faltar o aparecer menoscabado desde la primera declaración.
La sorpresa viene cuando nadie cumple con estas condiciones: el gobierno argumentó correctamente en el primer tema, menospreció el segundo enfatizándolo sólo cuando empiezan a aparecer reacciones y aún no indica formas concretas de cómo se traduce ese apoyo al fortalecimiento familiar e ignoró el tercero hasta que la Iglesia Católica se exasperó. La DC no relevó suficientemente el problema concreto, al optar por el segundo debilitó su posición porque todos sabemos que un cambio por la vía educación demora varias generaciones y entonces qué hacemos entretanto. Y la Iglesia Católica aparece enfatizando su posición valórica pero sin dar cuenta del problema concreto.
La derecha en la diáspora ya conocida: unos que sí otros que no y parte de estos últimos mandando el tema a los tribunales, que se les ha convertido-erróneamente a mi juicio- en una especie de último baluarte moral al estilo de lo que en algún momento nos quisieron hacer creer con las FFAA.
Los primeros, que al menos yo ví, volviendo al centro fueron los senadores Ruiz Esquide y Pizarro, luego de a poco y como dejando una sensación de incomodidad creciente los voceros del gobierno, sin alejar la posibilidad tan nuestra de reestudiar o postergar la medida.
Creo que esta forma de hacer políticas públicas no ayuda a resguardar el gran activo de la Concertación y razón principal de sus 20 años de gobierno: ser el único conglomerado político que asegura la gobernabilidad del país. Si esa razón se empieza a debilitar en la percepción ciudadana, estaremos a las puertas del cambio.

5 comments:

juglar said...

Toño: Nuevamente hemos coincidido en la temática. Si bien comparto en terminos generales tu análisis político, mi molestia (como lo expresé en mi blog)apunta a que mientras filosofamos y nos conformamos con frases para el bronce siguen viviendose tragedias juveniles todos los dias. Si el tema fuera nuevo tal vez lo comprendería, pero llevamos décadas en la chacota y con avances pobrisimos en la materia

Un abrazo

Lucho

Anonymous said...

Compadre, tiene toda la razón. Aunque escribe un poco en dificil, para mi humilde entender. Quisiera agregar otra reflexión en torno al mismo tema. ¿ Cómo se informan las supuestas beneficiadas de la posibilidad de acceder a la pildora del día después ?, ¿ Sabrán que existen los consultorios ?, ¿ Sabrán donde quedan ?......., saludos, Mónica

juliotarot said...

Con una píldora , un día después .

Me legó del extranjero, este paper referido al montaje mediático en torno a la muerte del ex presidente Frei Montalva, excede la imaginación en cuanto a la sicótica odiosidad de determinados sectores partidistas.
Como yo no creo , pienso que sería bueno compartirlo.

Eduardo Frei Montalva fue una de los más notables dirigentes anti comunistas de Chile y occidente, dado su prestigio internacional.
Alcanzó la presidencia de la republica el 4 septiembre de 1964 derrotando a Salvador Allende Gossens, con una virulenta campaña anti comunista, donde participó en su fase culminante Juanita Castro, la hermana disidente del dictador Fidel Castro.
Durante su mandato Frei Montalva recibió los más feroces ataques del Partido Socialista, colectividad marxista que “juró negarle la sal y el agua” y que en su Congreso de Chillán de 1967, llamó al alzamiento contra la “democracia burguesa” por la vía armada.
El sexenio de Frei Montalva, además conoció la irrupción del violentista MIR desde la Universidad de Concepción en 1965.
Posteriormente, Frei Montalva hizo todo lo posible para que Allende no fuese elegido en 1970 y durante el gobierno de la UP – también como presidente del senado - fue el acérrimo líder de la oposición CODE, conformada por la derecha (Partido Nacional y Democracia Radical de Julio Durán Neumann), Partido de Izquierda Radical (PIR) y la mismísima democracia cristiana, que Frei Montalva dirigía.
Del mismo modo, Frei Montalva – en una actitud patriótica que lo retrata de cuerpo entero - fundamentó a posteriori el pronunciamiento militar, justificación que está avalada por su señera presencia en el Te Deum celebrado en la iglesia de la Gratitud Nacional el 18 de septiembre de 1973; por su afirmación hecha en octubre en el ABC de Madrid referida a las Fuerzas Armadas y De Orden que "han salvado al país de su total aniquilamiento"; por la extensa carta (8 de noviembre de 1973) que envió al dirigente de la DC italiana, Mariano Rumor - el mayor documento histórico que revela la realidad objetiva del Chile UP - donde le enfatizó que las Fuerzas Armadas y De Orden "no actuaron por ambición" y que se resistieron largamente a hacerlo; y, finalmente, por el prólogo que escribió a una obra de Genaro Arriagada, aparecida por ese entonces, sosteniendo que las FF.AA y De Orden sólo actuaron cuando "ya se había extendido por el país una clara sensación de anarquía".
Lo anterior es muy pertinente recalcarlo para efectos de aquilatar las históricas consecuencias políticas que podría conllevar, el que el sorpresivo deceso del ex presidente Frei Montalva fuese finalmente imputado al ex régimen de las FF.AA y De Orden. Esto deberían tenerlo meridianamente claro los apocados medios de prensa “de derecha” y especialmente toda la cándida dirigencia política del sector.
Con ocasión del plebiscito constitucional de septiembre de 1980 que posibilitó la Carta Magna que ha cobijado cuatro gobiernos concertacionistas desde 1990 a la fecha, el ex presidente Frei Montalva lideró la opción “NO”, que obtuvo alrededor de un 30% de los votos.
Sobre el sensible caso en comento, ahora, siguiendo al pie de la letra los manuales de psicopolítica y desinformación con que la ex KGB desarrollaba la guerra sicológica global en todo el orbe durante la guerra fría, determinados medios “progresistas” en Chile y sus tontos útiles de la mal llamada “prensa de derecha”, nuevamente orquestan infames campañas, con el único propósito de mantener rajadas las heridas procedentes del enfrentamiento entre la derrocada ex UP y lo que fuera el régimen de las FFAA y De Orden.
Es lo que debería conocerse como la prensa canalla.
Ejemplos al respecto los hay por docenas. Baste recordar la polvareda articulada por la supuesta reactivación del Comando Conjunto, con la aparición de un soplón identificado por dicha prensa como Colmillo Blanco. Batahola que derivó en la salida del sumiso ex comandante en jefe FACH, general Patricio Ríos, quien se vio defenestrado por su ex jefe Ricardo Lagos en los patios mismos de La Moneda, tras lo cual – con el inexorable transcurso del tiempo – se demostró que todo aquello era falso, de falsedad absoluta. Empero, a la opinión pública, manipulada hasta el hartazgo por la prensa canalla, le quedó la sensación perceptiva de que “las fuerzas del mal” seguían operando a sus anchas en Chile, para desvelar el sueño de los benignos y probos militantes izquierdistas.
Recuérdese que La Moneda fue bombardeada por pilotos acróbatas norteamericanos según la orquesta roja de desinformación y contra propaganda. Que el ex presidente Allende, durante más de veinte años, se sostuvo que había sido también asesinado y que no se había suicidado como heroicamente sí lo hizo. O que los muertos por el 11 de septiembre, según Radio Moscú, superaban el millón de caídos.
El caso Spiniak – que demolió las fuertes opciones presidenciales de Joaquín Lavín – y su desenlace desenmascarando una grotesca tragicomedia, donde prensa y magistrados hasta buscaron entierros clandestinos de niñitas indigentes, es otra clara muestra del contumaz maridaje entre prensa de denuncia “progresista”, utilitaria “prensa de derecha”, ministros trepadores que a cualquier precio desean arribar a la Corte Suprema e ineptos dirigentes opositores.
Como se dijese precedentemente, hoy el turno ha correspondido al caso Frei Montalva.
No obstante existir un acucioso informe taxativo sobre la materia del FBI que declara que en los restos mortales del ex primer mandatario no se encontró rastro alguno de toxina o elementos que pudiesen atribuir su deceso a causas exógenas o anómalas, igualmente la prensa canalla orquesta toda una serie de reportajes y programas especiales, en los cuales haciendo un revoltijo mayor que el de un autentico curanto chilote, asume que porque hubo otras personalidades que fallecieron como consecuencia de ciertos disparates de los organismos de seguridad de la época, entonces también el ex presidente Frei Montalva habría tenido que sucumbir victima de una confabulación.
Conspiración que su propio hijo homónimo, el también ex presidente Eduardo Frei Ruiz Tagle, tuvo seis largos años – con todos los recursos humanos y materiales del Estado a su disposición para esclarecer – y sin embargo nunca arribó a conclusiones tan descabelladas como las que ahora se pretende instrumentalizar comunicacionalmente.
Es más.
Ha sido el propio doctor Patricio Rojas, ex ministro de Estado demócrata cristiano y muy cercano a la familia Frei Ruiz Tagle, quien enfáticamente ha señalado que la autopsia que se le practicó al ex jefe del Estado, obligatoria y necesariamente tuvo que realizarse con la anuencia especifica de la familia. Autopsia que tampoco arrojó resultados de anormalidad conspiradora alguna. Textualmente el doctor Rojas ha dicho: "ese procedimiento no se hace sin autorización expresa de la familia, punto".
Del mismo modo, el médico de cabecera de Eduardo Frei Montalva, el doctor Alejandro Goic, ha expresado enfáticamente que hasta el día de hoy no existe ningún medio de prueba serio y objetivo que haga siquiera pensar que el ex primer mandatario falleció por otras causas, que no fueran la impericia del cirujano a cargo. Agregando que cualquier conclusión en contrario, deberá ser probada por el ministro de la causa, Alejandro Madrid.
A mayor abundamiento, la profesora universitaria, químico inmunóloga y micóloga - Clara Retamal - quien analizó científicamente la sangre del ex presidente Frei Montalva, cuando este se encontraba en la Clínica Santa María, tras recibir la muestra de manos del doctor Patricio Rojas, ha sido enfática en sostener que el ex primer mandatario murió como resultado de la propagación en su organismo de un peligroso hongo conocido como Candida albicaus, el que se extendió como consecuencia de la primera cirugía practicada por el doctor Augusto Larraín. Resaltando la químico, Clara Retamal, en la portada de Las Ultimas Noticias del 01 de septiembre de 2006 "Para que inventan que a Frei lo mataron".
Otro miembro del Olimpo demócrata cristiano, el actual embajador en Londres, Rafael Moreno, ha develado recientemente que mientras se desempeñaba como funcionario de la FAO en Roma, en 1982, personalmente llevó los exámenes del ex presidente Frei Montalva, al mismísimo médico de Su Santidad Juan Pablo II, Renato Bruzzoneti, quien sólo constató que, como consecuencia de las impericias quirúrgicas cometidas, el ex mandatario padecía una septicemia abdominal aguda.
Gonzalo Vial, miembro capitular de la Comisión Rettig, en su columna de La Segunda del 29 de agosto de 2006, enfatizó: “Partieron (los yerros médicos del caso Frei Montalva) por la intervención misma que todos los médicos desaconsejaban... salvo el cirujano que debía efectuarla y que, según sospecha unánime, fue mal hecha. Siguió, menos de dos semanas después, la recaída y fulminante agravamiento del paciente, y su reoperación. Demoró ésta dos o tres días (que resultaron decisivos) porque desde Villarrica el primer cirujano (Augusto Larraín) operante la hallaba innecesaria. El nuevo cirujano notificó a la familia que, por este retardo, intervenía “in articulo mortis”, y así lo autorizaron su mujer e hijos. Falleció el ex Mandatario a los pocos días, según las previsiones médicas, víctima de un generalizado shock séptico que su propia fauna microbiana provocó, actuando sobre un organismo debilitado. Todos los facultativos intervinientes tras la operación inicial eran de mucho prestigio, pero además democratacristianos, admiradores, antiguos amigos y ex altos funcionarios de la Presidencia Frei”.
A mayor abundamiento, acerca de la idoneidad profesional del cirujano Augusto Larraín, la hija del ex presidente Salvador Allende, la diputada Isabel Allende, declaró a Las Ultimas Noticias del 29 de agosto de 2006, que el referido galeno, también por una operación abdominal que iba a ser ambulatoria y simple “casi la mató”, en abril de 1997, manteniéndola en grave estado por 22 días y salvándose porque intervino el doctor Arturo Girón en subsidio de Augusto Larraín.
De igual modo, lo que llama a indignación es que algunos miembros del entorno de un respetable ex primer mandatario como Eduardo Frei Montalva, disimulen que el equipo médico que trató con consecuencias fatales al ex presidente, fue escogido con pinzas por ellos mismos, de entre la flor y nata médica del PDC y que el jefe cirujano de dicho grupo, haya sido un facultativo famoso por sus continuos yerros, que llevaron a muchos otros pacientes - caídos en sus manos - al campo santo, antes de tiempo.
Médico cirujano que después de más de dos décadas de acaecidos los luctuosos sucesos y a más de dieciséis años de reestablecida la normalidad democrática, recién en 2006, cuando su primo Andrés fue expulsado de la jefatura del gabinete, vino recién a sacar la voz, hablando de “cosas raras” que habrían ocurrido en la Clínica Santa María en 1981. Arrastrando con su incalificable proceder a numerosos colegas suyos, ninguno con la responsabilidad principal que le cupo al doctor Augusto Larraín; y en un deterioro severo anexo de imagen, a la prestigiosa facultad de medicina de la Pontifica Universidad Católica de Chile.
Sin existir el más mínimo pronunciamiento de la justicia, el decoro y la prudencia le indicaban al abogado Álvaro Varela, al entorno del ex presidente Frei Montalva y a la propia dirigencia demócrata cristiana: “A buen callar llaman Sancho”.
Como es de perogrullo, el caso políticamente a la coalición de gobierno le trae pingues utilidades, porque permite aglutinar a una cada vez más desafecta (de la Concertación) democracia cristiana con sus socios “progresistas” del socialismo “renovado”, al reactivar los demonios de un enemigo común de hace más de dos décadas conocido como “dictadura militar”. Siniestra administración castrense que habría sido capaz de asesinar a la figura más rutilante y preclara de la historia del PDC, porque Frei Montalva es al PDC lo que Allende es al socialismo. Con lo cual, el montaje de la conspiración en contra del ex primer mandatario le viene como anillo al dedo a una Concertación que se mantiene unida sólo por el usufructo indiscriminado de los banquetes que depara un poder total de casi 17 años. Y si no, ¿por qué ya a seis meses del gobierno de Bachelet está lanzada la carrera presidencial para el 2010?
De Pinochet (independientemente de la opinión que cada cual tenga por la actitud de ausencia de adopción de responsabilidades de mando tope, asumida en su ocaso por el ex presidente) lo único que todavía la prensa canalla no ha dicho, es que el ex gobernante era sodomita, practicaba la pedofilia, era antropófago, cultivaba el satanismo o es portador y transmisor de SIDA.
Ahora bien, lo grave, lo sensible, lo delicado no es que en el país exista dicha prensa canalla, porque la misma es inherente al esquema de guerra política orientado desde una perspectiva leninista y mientras haya socialismo de ultra izquierda, resentido y revanchista, los preceptos leninistas gozarán de buena salud.
El problema es otro.
Y es que bajo un sistema aparentemente democrático, donde se supone que hay gobierno y oposición, esta ultima, ya sea en su prensa o en sus expresiones político orgánica, o bien se sume a los baldazos de excrementos de la prensa canalla o como es más habitual en este sector, por cobardía calle, pecando por omisión, y dejando así el terreno libre a los amigos de la mentira y la deshonra ajena.
De allí entonces, que el grado de adhesión y respeto que tienen los partidos políticos y la actividad política en si misma entre la ciudadanía - que finalmente se asquea de tales procedimientos - no alcance ni siquiera a los dos dígitos de adhesión, lo cual por cierto es muy negativo para el prestigio y la actividad democrática de la republica.
Deleznables montajes mediáticos como el aquí analizado, auguran, lamentablemente, un futuro de inquietantes proyecciones.
En medio de todo encontramos las manifestaciones estudiantiles, cuyo efecto fue tan aplaudido por la política que muchos de los actuales jerarcas de partidos , quisieran tener la inteligencia y capacidad, demostrada por los pingüinos, os cuales mantuvieron en jaque por varios al días al gobierno
Ahora con la muestra de debilidad que el gobierno tiene, falta que los encapuchados lancen 20 molotov contra La Moneda , para dar por completo el ciclo y de una vez por todas despierten los que mandan.
Enfrascados en repartir píldoras y crear condiciones para debates colaterales que nada sirven a los gobernados, sino que sólo son campañas de inteligencia psicológicas, para evitar mostrar que la economía baja.
Esperemos que todo cambie… y que se den cuenta que esa molotov , esos estudiantes son de verdad individuos que están siguiendo una estrategia asimétrica, la cual solo unos conocen

vvirgilio said...

El dinero es el padre...
Las niñas que tienen dinero (ABC1) compran la píldora en la farmacia cuando quieren; las que no tienen dinero (el resto, la mayoria) necesitan del padre o la madre para obtenerla...

Valores ABC1
¡Qué fácil es pontificar acerca de lo antivalórica que puede ser la píldora, cuando el riesgo no lo tiene mi hija (ABC1 que compra la pildora en la esquina) sino niñas como la de mi nana! (¿mi nana del futuro?)

Anonymous said...

Toño, comentario atrasado, porque ya salió tu añoranza del Nataniel.

Pero debo hacerte notar como terminas el artículo de la píldora. En el te preocupa que la forma en que se ha dado el debate no favorece "el gran activo de la Concertación, que es haber gobernado por veinte años, y ser el único referente que da gobernabilidad al país".

O sea, ¿la DC, o cualquier otro partido dentro de la Concertación, debe privilegiar su capacidad de "ser poder" por sobre lo que constituye la esencia de sus convicciones? Yo creo que no. Otra cosa es que este tema, por sus complejas aristas, no esté dentro de lo esencial de las convicciones, o merezca una discusión más profunda.

Pero no estoy por que, como concepto general, se pretenda "llamar a la unidad" cada vez que surgen voces que pretenden resguardar lo que podría ser (podría), la esencia conceptual de un partido, en aras de un proyecto de gobernabilidad. Al revés, creo que lo que debe incentivarse es que surjan con mayor facilidad nuevos referentes, en los cuales un proyecto político partidista puede generar gobernabilidad, pero se desdibuje menos. Para ello es necesario ser más independiente de juicio, y no tenerle miedo a nuevos referentes democráticos.

Te lo digo porque, en mi caso, siempre me he sentido más ligado a los conceptos humanistas cristianos que están en la génesis de la DC, que a la forma en que ha manejado su relación dentro de la Concertación, debiendo bajarle el perfil crecientemente a sus convicciones, en aras de un proyecto de gobernabilidad que partió liderando, pero en el cual ahora es definitivamente minoría.

¿No será esta permanente renuncia a alguno de sus valores más significativos, la clave de su pérdida de relevancia?.

Claudio.